Posts etiquetados ‘christchurch’

Días 25-26: Península de Banks

Publicado: 10 de diciembre de 2012 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

El viaje llegaba a su fin, y como nos quedaban 3 días sueltos nos alquilamos un cochecillo (Mitchu ya estaba con su nuevo dueño :_( ) y nos fuimos un par de días a Akaroa, en la Península de Banks, a dos horas de Christchurch. Esta península y sus colinas se formaron a partir de dos erupciones volcánicas. Akaroa significa “Puerto largo” en maorí, y fue el primer asentamiento francés del país; los descendientes de dichos colonos siguen residiendo en ella. Es una bonita ciudad que recrea el ambiente de un pueblo francés, hasta el nombre de sus calles tienen nombre francés (rues Lavaud, Jolie…). Cuando llegamos Al y yo, justo coincidimos que era el aniversario de la llegada de la galera gabacha, y estaba todo el pueblo decorado con los colores de Francia, todos vestidos de època, e hicieron una recreación de la llegada de los colonos a la península… resultaba todo un poco forzado la verdad… pero bueno, es la poca historia que tienen y es la excusa para pasarlo bien.

Un dato: si los colonos franceses hubieran llegado 2 años antes la isla sur seguramente sería una colonia francesa… Gracias al tratado de Waitangui que firmó la paz entre colonos ingleses y maoríes los franceses no contaron con ningún apoyo y tuvieron que marcharse.

Bueno, esta zona se caracteriza por los bancos de delfines que tienen sus aguas, y es muy popular ir a nadar con estos animales y hacer cruceros para su avistamiento.

Es una zona muy bonita, soleada y con unos paisajes espectaculares, para variar. Lo peor fue que al ser la fiesta local, los alojamientos estaban todos ocupados, y solo encontramos una habitación en una granja a unos kilómetros. Nada más llegar ya nos dió mucho yuyu, teníamos que atravesar con las maletas (no las íbamos a dejar en el coche que eran todas nuestras pertenencias!) un montón de prados con vacas y otros bichos, pero lo peor fue ver la habitación, sin luz eléctrica ni nada… fue mirar el colchón y el almohadón y casi me hecho a llorar, estaba todo plagado de chinches! bueno, y de arañas de todos los colores y de mierda… en fin, que cogimos las maletas, le dijimos al señor que nos devolviera la pasta y nos fuimos corriendo… Menos mal que la recepcionista de un camping cercano nos buscó muy amablemente sitio en otro camping… por cierto este sí que estaba limpio…

Lo que más nos sorprendió de la zona es que a pesar de estar a 2 horas de Christchurch el terremoto que destruyó esta ciudad también llegó a estos pueblos, que se habían quedado sin algunas casas, sin algunos restaurantes y negocios locales, sin alguna iglesia… debió ser horrible…

Por cierto, las playas son espectaculares. 🙂

IMG_0180                                                                                                                                                                                               IMG_0216 IMG_0209 IMG_0187 IMG_0220IMG_0183  IMG_0273 IMG_0277 IMG_0281 IMG_0286 IMG_0289 IMG_0297 IMG_0254 IMG_0246 IMG_0244 IMG_0226 IMG_0240

Tradicionalmente la más inglesa de las ciudades del país, Christchurch representa la multiculturalidad urbana de Nueva Zelanda. Como su nombre hace sospechar, tiene iglesias anglicanas de estilo gótico y se ven mansiones de madera coloniales por todas partes.

Lo que pensábamos que nos íbamos a encontrar en esta ciudad eran grandes edificios, barrios burgueses, gente proveniente de diferentes países… pero lo que vimos fue muy diferente. El terremoto de 6.3 en la escala de Ritcher que había sacudido la ciudad apenas 5 meses antes, había dejado la ciudad en ruinas, aquello parecía Bagdad en plena guerra: edificios derrumbados, calles cortadas, obras por todas partes y la tristeza en la gente que se percibía en el ambiente. De hecho, la tristeza que se respiraba era tal que se nos contagió, y optamos por ir a ver solo un museo y poco más. Hay que decir que murieron más de 160 personas,  hubo decenas de heridos y más de 2oo desaparecidos, en una ciudad de poco más de 330.000 personas. Luego nos entramos gracias al museo que la ciudad está construida sobre una falla y que encima los cimientos de las casas no son sólidos, ya que se asienta sobre un cenagal….

¿Algo positivo? que a la hora de dejar expuesto el coche teníamos comprador!!! eso sí, era un alemán cuadriculao que le hizo una inspección al pobre Mitchu que lo dejó sin correa de distribución… pero se lo vendimos por 1.000$ más de lo que nos había costado jijijij

¿Algo bueno? el Canterbury Museum, Cathedral Square (aunque con la catedral derrumbada) y el Botanic Garden nos gustaron muchísimo.

¿Algo reconfortante? la casita (o cottage que llaman ellos) que nos agenciamos para esos días, preciosa. Aunque con una dueña un poco extravagante que quería hacernos pagar de más y una pared maltrecha debido al terremoto…

Día 21: Kaikura

Publicado: 4 de noviembre de 2012 en Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

No nos pudieron dar peores noticias… hacía tanto viento mar adentro que los barcos se tenían que quedar en tierra… Era el destino al que llevaba esperando ir desde que llegué a Nueva Zelanda, ver ballenas ha sido siempre una de mis grandes ilusiones, pero tendrá que ser en otra ocasión…

Kaikura, es un lugar excepcional para el avistamiento de cetáceos: orcas, jorobadas, ballena azul, cachalotes, tiburón-ballena, 3 tipos diferentes de delfines, focas, leones marinos y pingüinos, entre otros animales. A poca distancia de la costa, se abre una fondo avisal de gran profundidad; además, a esta zona le llega una corriente de agua tropical muy rica en nutrientes, por lo que alberga un ecosistema marino de gran relevancia.

Por esta gran riqueza de cetáceos, Kaikura tradicionalmente era un pueblo de pescadores de ballenas, aunque ahora la economía local se sustenta en el turismo y ha dejado de lado la pesca.

El nombre Kaikura significa en maorí langosta. Es el paraíso de la langosta. Todos los restaurantes ofrecen en sus cartas langosta a las mil recetas. Nosotros optamos por un garito que habíamos visto en el programa “Españoles por el mundo” y que aparecía recomendado en nuestra Biblia (Lonely Planet). Se trata de una caseta enana apartada del pueblo pero en el “paseo marítimo”, que tenía 3 mesas cutres al aire libre, y que cogía energía de un generador que estaba dentro de un coche… PERO! : en su carta había peces y productos del mar baratas y con muy buena pinta! así que nos sentamos, espantamos un par de gaviotas que venían al olor de nuestro festín, y nos zampamos: 2 vieriras, media ración de mejillones, media langosta a la plancha y media langosta con una receta rara, todo ello acompañado con pan de molde y arroz blanco y ensalada como guarnición. Precio total: 25 $ !!!! Todo más que rico, tamaño de los productos XXL y un trato excepcional. 100% recomedable!

Al terminar, paseíto por una ruta a la boreta del mar viendo focas y leones marinos, y al caer la tarde camino a Christchurch… nuestro viaje estaba acabando, teníamos que vender a Mitchu, cerrar las cuentas del banco, recoger papeles burocráticos y certificados de pago de tasas… pero eso ya es otro post.