Día 13: Punakaiki y Hokitika

Publicado: 22 de junio de 2012 en Uncategorized
Etiquetas:, , ,

De Farewell Spit alcanzamos a dormir a Murchison, un pueblo ganadero con aire remoto y muy popular entre los pescadores de trucha. Cerca hay unas estaciones de esquí de lo más peculiar, pero eso se merece un post aparte. El objetivo era llegar a ver los All Blacks mientras nos bebíamos una cerveza y disfrutábamos del ambiente del mundial de rugby con los locales, por cierto ganó NZ! el mundial se le ponía cada vez más a tiro a los All blacks!!

Aparcamos en el parking del pueblo, nos hicimos una cenita muy digna acompañada con lo que nos quedaba de la botella de vino blanco que compramos en Nelson y fuimos en busca de un lugar escondido para dormir en Mitchu. Había sido un día duro, dormimos a pata suelta.

Nos levantamos muy pronto porque teníamos 4 horas de viaje solo hasta Punakaiki. Cuando comenzamos los primeros kilómetros volvimos a quedarnos con la boca abierta, la carretera transcurría entre un bosque espeso en el que se mezclaban palmeras, pinos y mil especies de árboles diferentes y la Garganta de Buller, zona de aguas bravas, perfecta para rafting y kayak.

En la Garganta de Buller se encuetra el puente colgante más largo de Nueva Zelanda, además, río es oscuro e inquietante: helechos primitivos y drácenas se aferran a sus empinados precipicios y la alta hierba autóctona (toi toi) flanquea la carretera desde el desfiladero y el río.

A mitad de camino siguiendo siempre la SH6, hay unas vistas increíbles del litoral azotado sin tregua por el mar de Tasmania. Pero también hay que dejar bien lleno el depósito de gasolina, ya que en los siguientes 92 km no hay ni una gasolinera. Nos paramos a hacer un descanso en mitad de la nada y de repente nos encontramos que había pingüinos azules en esa playa!!

Punakaiki es un pequeño asentamiento junto al escarpado Paparoa National Park. El punto de interés son las Pancake Rocks y los respiraderos. Gracias a un proceso de formación de capas y erosión, la piedra caliza del Dolomite Point ha creado “rocas de pana”. Un cómodo paseo de 15 minutos permiten llegar hasta cerca de las rocas y de los respiraderos. Además, este es el único lugar del mundo donde anidan las extrañas fardelas de NZ, un ave marino endémico. Y de postre, unas vistas a las primeras cimas nevadas de los alpes, que se ven perfectamente desde la orilla del mar, todo un espectáculo.

El siguiente pueblo que visitamos fue Hokitika, famoso por sus yacimientos de jade. Como buenos turistas, visitamos las tiendas de jade que hay por todo el pueblo, y finalmente sucumbimos a su color verde, compramos pendientes, anillos y algún colgante… Y después nos fuimos a dar un paseo por su playa donde para nuestro asombro encontramos esta piedra preciosa por todas partes!!! aquí os dejamos unas fotos para que veáis que no es trola 🙂

Como se nos hacía tarde, nos montamos en Mitchu con un sandwich de atún unas TimTams de frambuesa, tocaba conducir hasta llegar al Glaciar Franz Joseph, pero eso ya es otro post.

Anuncios

¿Cómo te quedas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s