Wanganui

Publicado: 1 de septiembre de 2011 en Uncategorized
El dato curioso.
Están en constante litigio por si el nombre de la ciudad se escribe con “h” después de la “W” o no. Los maorís dicen que con “h”, entonces se pronunciaría Fanganui (en maorí la w-h se pronuncia como “f”, además Whanga en maorí significa puerto, lo cual tiene mucho sentido para este ciudad) y los pakehas o “colonos/blancos” dicen que sin “h”. Hoy se aceptan las dos variantes pero así están…
Festival con reconocimiento nacional. 
El Wanganui Glass Festival es una cita imprescincible para los amantes del vídrio y de los cristales. Durante todo el año se hacen pequeños certámentes de la misma materia y hay contínuamente talleres y cursos para aprender el oficio.
La ciudad.
Wanganui es una ciduad histórica de 40.000 habitantes situada a orillas del un río muy grande del mismo nombre. A pesar de su creciente boom inmobiliario, parece ser que los precios se mantienen a raya para regocijo de su floreciente comunidad artística. Además de la rehabilitación del centro urbano, los viejos edificios del puerto están siendo transformados en vidrierías (principal actividad de esta ciudad).
Es la ciudad que más nos ha gustado hasta el momento, creemos que es porque es la primera que vemos con edificios de piedra y no de madera, suponemos que al estar cerca del mar y al tener un río muy grande se construye así para evitar la humedad, pero solo son suposiciones… La verdad que las casas de madera si no están recién pintadas o bastante cuidadas dan un aspecto triste, como de pobreza. En cambio Whanganui es lo más parecido que hemos visto a una ciudad europea, incluso (creemos) que por ser cuna de artistas está llena de colores, de flores, de una arquitectura cuidada, con parques que invitan a al contemplación y a la meditación, jardines botánicos, etc.
No en vano es en esta ciudad donde se encuentra una de las principales universidades y una de las principales escuelas de Artes y Diseños varios del país.
.
Es un sitio en el que se aprecian muchos monumentos y gestos en honor a los soldados caidos que combatieron en las Guerras Mundiales (eran destinados principalmete a Borneo, Malasia, Vietnam y no me acuerdo del otro país…)
Aprovechamos para ver el Wanganui Community Arts Centre, donde exponían artistas locales.
Fuimos al Queen Park, en el que hay un monumento a los caídos y una galería de arte.
Vimos el último barco de vapor que navegó el río Wanganui.
Pasamos por la Virginia Lake Scenic Reserve, donde hay un lago muy bonito con muchos patos locos en busca de humanos (para ver si les tiramos pan); además, fuimos a un jardín botánico de invierno donde había además unas esculturas muy curiosas.
Y por último, nos dirigimos al Durie Hill Elevator, que es simplemente un ascensor que sube unos 70 metros y que te lleva a la parte alta de la ciudad. En este barrio se encontraba la War Memorial Tower (una torre en memoria de los soldados caidos) donde pudimos ver toda la ciudad. En nuestra guía ponía que si subias los 200 escalones desde arriba podríamos ver el Mt Ruapehu (a 120 km de distancia de Wanganui), el volcán Taranaki e incluso la isla sur! … pero nos contentamos con ver el mar… pero tanto nos contentamos que decidimos ir para allá!
.
La Kai Iwi Beach es una playa de arena negra azotada por el impetuosos mar de Tasmania. Se encuentra a solo 14 km de Whanganui. Cuando llegamos nos quedamos alucinadas, aterrizamos en una cala preciosa dentro de la Kai Iwi. Nos encantó ver el océano en invierno  con la playa infinita ante nosotras. La arena negra era finísima y brillaba mucho. Nos descalzamos y metimos los pinreles dentro del agua, mae mía qué fría! se nos quitaron las ganas de hacer surf en invierno jejeje. Qué sitio más bonito… ninguna casa, ninguna urbanización, completamente salvaje y solitario…
Y el rematé llegó cuando en el parquecito de al lado vimos una tirolina larguísima que salía de un barco de madera y atravesaba un río… ahí nos pegamos el resto del día disfrutando del invento como si fuéramos crías. A ver si podemos subir algún vídeo porque fué una cosa divertidísima… sobre todo al principio que no sabíamos la velocidad que se pillaba (que era bastante) y tampoco sabíamos si la tirolina volvía a al centro después de haber cruzado el río… por supuesto Leyre fue la primera en tirarse y no sabía si la iba a tener que ir a rescatar al centro del río o no… qué risas por favor…
.
Fue un día maravilloso… ahora a esperar otra semana para los siguientes días libres. Proximo destino: Hobbiton y Mt Manganui!
Anuncios
comentarios
  1. piluca dice:

    Precioso reportaje literario y fotografico.Nos ha encantado .Muchisimas gracias guapas

¿Cómo te quedas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s