Historias sobre cuatro ruedas

Publicado: 21 de agosto de 2011 en Uncategorized

Antes que nada permítanme presentarme, soy un Mitsubishi RVR, con 20 años de sabiduría y 261.500 km de experiencia en mi carrocería, y dicho sea, muchas muchas picardías. Sin más preámbulos esta es mi historia.

Conocedor de que iba a tener mis onceavas propietarias decidí ponerlas a prueba, “a ver de qué pasta están hechas estas españolas” me dije, así que empecé con mi plan.

Los días de frío o que simplemente no era mi temperatura ideal, no hacía ni el intento de arrancar,  ¡con lo bien que se está en el aparcamiento para qué iba a moverme! Una buena mañana bloqueé mis puertas y tuvo lugar una gran batalla  entre mis dueñas y yo, por desgracia la que acabó pagando las consecuencias fue la llave que terminó  más torcida que la carretera a Whakapapa.

Otros días no ponía impedimento alguno en salir a pasear, pero eso sí, a mi ritmo: en las cuestas arriba no me gusta pasar de 60 km/h , así que camiones con toneladas de cargamento sobre sus ejes me adelantaban cual Ferrari recién salido de Maranello, ¡qué momentos de bochorno pasaban mis dos polizontes!  Jajaja

Si tienen jornada de descanso y quieren salir de National Park, también es mi día de descanso así que agoto mi batería y de aquí nadie se mueve! Ese mismo día llegó su punto de inflexión, decidieron llevarme al ‘’taller’’.  ¡Eso no era un taller era un cementerio de coches! Vehículos de todos tipos desguazados por todas partes!!!  En ese mismo instante decidí terminar con su fase de prueba, “estas dos van en serio” me dije, pero no sin antes hacerles pasar otro momento de vergüenza: cual paciente que va al doctor y milagrosamente se cura, lo mismo me sucedió cuando ví acercarse al supuesto ‘’mecánico’’ por mi ventanilla. ¿Problemas yo? ¿Dónde?

Tal fue mi cambio que era yo quien socorría a furgonetas más grandes y jovenzuelas, incluso en las condiciones más adversas ahí que nos plantábamos el trío tralarí a dar batería a quien la necesitara.

Ahora disfruto de mis viajes aún pasando por momentos de lo mas extraños a la par que curiosos, de vez en cuando se monta un gran revuelo en mi interior, la una grita a la otra: ¡ que no es este carril, que vas en sentido contrario! ¡Que esto es dirección prohibida! ¡No puedes hacer esa maniobra! ¡Gira a la derecha! y acciona los limpia parabrisas, ¡que llueve! y pone los intermitentes! Acto seguido empiezan a reírse como dos locas… Quién entendiera a estos humanos…

Con ellas vivo muchos momentos  estresantes, voy tan tranquilamente  disfrutando de la carretera cuando de repente: ¡Para, para, para! y ambas dos saltan de los asientos en medio de la nada y empiezan a hacerse fotos como descosidas. Tengo que soportar a una graciosilla mientras se hace una foto encima de mi capó. La otra hace sonar en mis altavoces una música inteligible llamada Rap de unos tíos que parecen enfadados con el mundo en general. ¿ Y qué le sucede a mi olor?, todos los días me llevo mi buena ración de desodorante antibacteriano y lo han conseguido, ahora huelo a frescor floral.

También hemos tenido nuestros más y nuestros menos con las fuerzas del orden. Cierto día nos pararon para que mi conductora hiciera la prueba de alcoholemia. – “Soplum” dijo el policía, “don’t worry” contestó ella y como era de esperar salimos indemnes de la situación.

Días mas tarde, después de una maravillosa jornada volviendo de la Kiwi House, más de lo mismo: “señoritas no aparecéis en nuestra base de datos, ¿es vuestro este vehiculo?” – “Sí señor policía, somos las undécimas propietarias de esta maravilla tecnológica nipona, aquí tiene los papeles del coche, mi carnet internacional de conducir, mi pasaporte, mi visado…” y una gran sonrisa de oreja a oreja, eso nunca falla.

Debo de confesar que un servidor tampoco es perfecto: para empezar mis dueñas dicen que como más que Alfa y Caspio juntos (que ya es decir) aunque no os penséis que ni por asomo me alimentan con chuletones de Casa Morlans.

Cada ciertos cientos de kilómetros exijo una parada técnica, un poco de aire en mi rueda trasera derecha y podemos continuar nuestro camino. Quien no tiene pequeños achaques a estas edades!

A grandes rasgos así han transcurrido nuestros ya casi dos meses juntos y solo puedo deciros que espero impacientemente los días de fiesta que tienen las Morlans Sisters para seguir descubriendo nuevos caminos y pasar nuevas peripecias.

Me atrevo a adelantaros que nuestra próxima aventura es Forgotten World Highway , 150 kms por una maravillosa carretera que une Tamaranui con Stratford así que ya se lo que me espera: cientos de paradas en medio de la nada, miles de fotos, túneles, cascadas, curvas sin fin y verde, verde por todos los lados.

Mi consigna de esta semana: la paciencia es la madre de las ciencias 😉

Escrito por Leyre Morlans.

Anuncios
comentarios
  1. piluca dice:

    ¡jajajaja!Que bueno.Yo pensaba que los nipones y sus inventos estaban más allá de este mundo.Alguien debería decirles que se pongan las pilas.El opel de Montse,tecnología alemaníiiiisima,va por los 500.000 y ahí va recorriendo la geografía española sin despeinarse,ni el coche ni la conductora.Esto del verde y la nieve sigo sin asimilarlo muy bien….¡cuidadin con la guardia civillllllll!

  2. Alberto dice:

    JAJAJAJAJAJA, que buenoooo!! el mejor post del blog!! Oye, y con esto vamos a tener que recorrer NZ de norte a sur??? que miedoooo!!! 😄

  3. Anna (sorlis) dice:

    desde la familia sorli( fans numero 1) felicidades por el post!! nos hemos reído y disfrutado leyendo vuestras maravillosas aventuras!!!!

    Besitos grandeeeeesss

  4. josé luis dice:

    Acabamos de ver, leer, reirnos y muchas cosas más de estas hjistorias, creemos que podiais mandarlas a una publicación como un comic, pero lo que no dudo es que, aparte de pasarlo en grande posiais mandarlo a LA CODORNIZ O AL JUJEVES, seguro que os lo pagaban bien- muchos besos

  5. josé luis dice:

    Ahora que me acuerdo en HERALDO DE ARAGON publican en la última página,todos los días, un CUENTA CUENTOS que seguro que os lo piblican. La dirección es el titular del periódico y mandarlo al titular del artículo.

  6. Marítima dice:

    El yayo siempre pensando en el dinero…jjajajaja!!!!!

¿Cómo te quedas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s